Un país que recibe a todos con alegría y color….. BRASIL

En la anterior entrada quedamos en descubrir un país del tamaño de un continente, con una enorme variedad de posibilidades para explorar: selvas, el bullicio urbano de grandes ciudades, interminables playas en el Atlántico, donde la cultura y música contemporánea conviven con las danzas tradicionales…. su gente alegre…Un país que deja sentir su ritmo y sus colores….adivinaste cual es?  Si, BRASIL!

Muchos coincidirán conmigo que un país tan inmenso como vital, y tan diverso como inabarcable en un solo viaje. En un primer recorrido hay que apostar por lo más conocido e imperdible, que es en lo que nos centraremos en esta nota: Salvador de Bahía, Rio de Janeiro y el Amazonas. Obviamente, no olvidarnos de Foz de Iguaçú, si no las has visto en tu viaje  a Argentina.

Algunas cifras para descubrirlo:

8, 5 millones de km cuadrados de extensión.

El Amazonas es el bosque Ecuatorial más grande del mundo, y ocupa aproximadamente el 45% de la extensión total de Brasil.

4 días de fiesta sin restricciones: Así es el Carnaval de Rio de Janeiro cuyo acto central en el Sambódromo está abierto al público.

¿Comenzamos el viaje?

RÍO DE JANEIRO
A cidade maravilhosa

Su belleza es grandiosa, ciudad entre una magnífica bahía con sensacionales playas por un lado, y una cadena montañosa cubierta de selva tropical, por el otro.”Cidade Maravilhosa” como la llaman sus habitantes, divertida, tropical, es un crisol de razas, culturas, creencias….y por supuesto cuna del Carnaval.

De viajero a viajero

  • Corcovado  y Cristo Redentor, la escultura Art Decó más famosa del mundo y uno de los miradores más altos de la ciudad, donde el Cristo Redentor lo recibe con los brazos abiertos. Se continua por supuesto con el Pan de Azúcar y sus, no menos famosos, “bondinhos” (teleféricos) panorámicos.
  • El Centro Histórico , donde está el Palacio Imperial, el puerto, iglesias, museos, centros culturales.
  • Para tener una idea de lo que fue el antiguo esplendor colonial de Rio de Janeiro, lo mejor es visitar los barrios de Lapa y Santa Teresa, donde todavía muchas antiguas casonas y palacetes dan testimonio de la época dorada de la ciudad. Mientras el encantador barrio de Santa Teresa se ha ganado el título de “el Montmartre Carioca” con sus calles empedradas y cuestas, refugio de artistas y bohemios; Lapa es el epicentro de la bohemia, la música y la diversión de la noche de Rio.
  • El Sambódromo, escenario del principal carnaval de Brasil y una de las grandes fiestas del mundo. Gran festividad de música, color, danza y erotismo.
  • Estadio de Maracaná, conocido mundialmente como el Templo del Fútbol, el Estadio Maracaná es el mayor estadio del país y durante años ostentó el título de ser el más grande del mundo. Imperdible su visita para los amantes del fútbol.
  • Conocer y disfrutar de las hermosas playas es casi una obligación. Las más famosas son sin duda la playa de Ipanema y la de Copacabana, cuyo paseo marítimo con su ondulante forma en blanco y negro, es reconocida mundialmente. No dejes de caminar por la Avenida Atlántica hasta encontrar uno de los tantos puestos donde ofrecen agua de coco o caipiriñas. Si lo que se busca es una playa pequeña, tranquila y de fácil acceso, la playa Vermelha a los pies del Pan de Azúcar, es la indicada. La playa de Leme es perfecta para practicar bodysurf.
  • Si se quiere disfrutar de la comida típica carioca, hay que dirigirse a algunos de los botecos o bares tradicionales dónde una cerveza bien fría es el complemento perfecto a unos sabrosos “petiscos” o aperitivos; o bien entrar a alguna de las churrasquerías para degustar un buen “rodizio” de carne.
  • Una vez conocidos los imperdibles de Río, podemos descubrir los alrededores de la ciudad: Petropolis, con su elegancia y esplendor de la época imperial, es una tranquila ciudad con enormes palacetes y casas señoriales, que acogió a lo más alto de la sociedad brasileña durante el siglo XIX. Búzios, a tres horas al norte de Río de Janeiro, es un paraíso de aguas cristalinas, buenos hoteles y animada vida. Isla Grande, a un poco más de distancia pero hacia el sur, ofrece su belleza natural casi intacta, playas salvajes a las que sólo se puede llegar por mar. Finalmente Angra dos Reis, en cuyo archipiélago se ocultan hermosas playas de arena blanca y abundante vida marina.

  

SALVADOR DE BAHIA
Con espíritu bahiano

Sensual y bella, ciudad que mezcla tradiciones indígenas, portuguesas, africanas y brasileras. Su fusión ha moldeado una identidad cultural rica y pluralista que hoy se manifiesta en ritmos, danzas, ritos y gastronomía, que dicen, es la más sabrosa de Brasil. Su urbanismo de trazado singular y su arquitectura donde el Barroco alcanza su máxima expresión, la reconocen como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También es conocida por su Capoeira y Candomblé.

De viajero a viajero:

  • Es famoso su centro colonial, el Pelourinho, con iglesias llenas de leyendas, edificios históricos repletos de coloridos y estrechas calles empedradas.
  • La Iglesia y Convento de San Francisco: data del siglo XVI, es una maravilla de la arquitectura colonial, la perfecta  mezcla entre el Barroco Europeo y su influencia en las tradiciones locales. Su interior totalmente recubierto con ¡más de 700 kilos de oro! es para impresionar a cualquiera. Imperdible su claustro, repleto de azulejos provenientes de Portugal que cuentan la historia del país.
  • Ver la puesta de sol desde Farro de Barra.
  • Disfrutar de un espectáculo de Candomblé, es una experiencia que nunca olvidarás.
  • Admirar un espectáculo callejero de danza, escuchando los ritmos de tambores en las plazas, te hará acelerar el corazón. No dejes de presenciar un espectáculo de Olodum, grupo cultural que desarrolló un estilo musical que mezcla el reggae con la samba, expresándolo a través de carnavales callejeros. Las presentaciones se realizan normalmente los martes en la noche en la Plaza Teresa Batista o los días domingo frente a la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de los Negros. Su ritmo conquisto al mismísimo Michael Jackson.
  • Sacar fotografías panorámicas desde el elevador Lacerda, que comunica la parta alta y baja de la ciudad. Obtendrás hermosas panorámicas de la Bahía de Todos los Santos y la llamada “Ciudad Baja”.
  • Experimentar la noche de la ciudad en el barrio de Rio Vermelho, un poco más alejado, lugar famoso donde descubrirás una serie de establecimientos bohemios, con pequeños bares y puestos al aire libre conocidos como barracas de Acarajé: disfrutarás de las más diversas preparaciones de comida típica.
  • Y antes de abandonar esta preciosa ciudad es de visita obligada el Mercado Modelo de estilo neoclásico. Este es el mayor mercado de artesanía de todo Brasil y en Él encontrarás más de 250 puestos con creaciones de la cultura y tradición africana y brasileña.
  • En los alrededores de Salvador, encontrarás playas como Farol da Barra, Ondina y Porto da Barra; ó playas más privilegiadas, un poco más lejos, como Morro de Sao Paulo con su enorme barrera coralina o Taipus de Fora, con sus piscinas naturales.
  • ¿Hay posibilidad de realizar extensiones de algunos días desde Salvador de Bahía a playas? Claro!, hay varias opciones como Praia do Forte, a 50 Km aproximadamente hacia el Norte, simpática villa de pescadores con magníficas playas y piscinas naturales. Costa do Sauipe, a 75 Km aproximadamente hacia el Norte, es un sofisticado complejo turístico, bañado por numerosas playas.

  

EL AMAZONAS
Explosión de naturaleza, río y selva 

Lugar de mitos y leyendas, accesible desde la ciudad de Manaos, el Amazonas Brasileño es una de las últimas grandes fronteras de este vasto país. Su sorprendente diversidad biológica permite descubrirla por tierra, barcazas o cruceros. Nos permitirán descubrir, aunque sea en una pequeña parte, la inmensidad de la selva, este gran pulmón verde.

Cómo no sentirse explorador en el río más caudaloso del mundo, el Amazonas. Recorriéndolo, notarás que tiene tres colores: negro, originado en suelos arenosos; blanco, cuando nace en los Andes, y azul cuando las aguas vienen de zonas con poca erosión.

De viajero a viajero:

  • ¿Cómo podemos conocer el Amazonas? en lodges selváticos o cruceros, a través de un amplio programa de actividades de reconocimiento del ecosistema que dependerá del alojamiento seleccionado. Incluyen caminatas, navegaciones y paseos en barca, observación de flora y fauna, charlas explicativas con guías naturalistas, pesca de pirañas o contacto con las culturas vivas que pueblan estas tierras, gran oportunidad para conocer su cultura y costumbres.
  • Participar de un avistaje de aves al amanecer, es una maravillosa oportunidad para experimentar la majestuosa Amazonas y observar todos los animales que despiertan con la salida del sol.
  • Las caminatas por la selva con guías experimentados del lugar, nos harán aprehender técnicas de supervivencia y de plantas medicinales.
  • En cuanto al mejor momento para viajar al Amazonas, cabe decir que es todo el año, ya que el clima prácticamente no cambia los 365 días. Dependerá de lo que se desee ver, ya que desde noviembre hasta mayo, por ejemplo, es la temporada de lluvias y puede que las inundaciones de ciertos paseos impidan una travesía completa. Es imperdible también el momento en que los árboles dan sus frutos, porque son visible muchos animales como monos, loros o guacamayos, todo un espectáculo aparte.
  • Un consejo de viajero a viajero: dejarse absorber por los sonidos nocturnos de la selva…

  

Esperamos que te haya gustado nuestro paseo por Brasil. Nos vemos en nuestro próximo viaje!